Por la delgada línea roja

Por Fútbol al Rojo Vivo el 07-02-2020 14:02

Los problemas externos al plantel lograron hacer más fuerte a un grupo de futbolistas que confían en su entrenador.

$if->archivo
  • Fotos

Más allá de todo el entorno parece que Pusineri va encontrando las piezas de un rompecabezas. El equipo dio alguna pequeña muestra gratis contra River en el debut del nuevo entrenador. Ahí fue, como dicen los actores, al toro contra uno de los mejores equipos del continente con 15 días de trabajo y con algunos futbolistas que no pudieron estar presentes; algunas cosas se vieron.

En apariencia un equipo menos temeroso que va para adelante aún con limitaciones.

La segunda parada fue la Bombonera, y aunque el ciclo Russo es igual de incipiente que el nuestro, otra vez hubo una prueba de carácter. ¿Cuánto hacía que un equipo de Independiente se despojaba del miedo de sus entrenadores en ese escenario? Todavía jugando gran parte del tiempo con un hombre más quedó la sensación que el rojo podría haberse llevado algo más que un empate de la calle Brandsen.

Central no era un rival sencillo más allá de lo que indique el marcador final, y aquí la mejoría fue notoria. En actitud, en determinación y en fútbol por sobre todas las cosas. Es cierto que un partido es muy poco para medir la mano de Lucas Pusineri en esta aparente levantada del plantel, pero es evidente que el ánimo es diferente y eso influye para que mucho se quiten algo del lastre que de por sí tiene la camiseta de Independiente.

A pesar del auspicioso amanecer que parece comenzar a asomar desde lo futbolístico, afuera del verde césped afloran problemas que podrían llegar a autoboicotear lo que parecería ser el despertar de la Fuerza. Errores en los manejos de ciertas situaciones, incluido el Pablo Pérez Gate, pero también el hecho de que algunos futbolistas recurran al gremio para preguntar o buscar asesorías de ciertas situaciones alejan a Independiente del sueño de volver a ser, o al menos de intentar.

Para estar en la pelea, Independiente primero tiene que subirse al ring; sin embargo hay decisiones que lo enredan con las cuerdas al momento de entrar. La levantada futbolística que muchos esperan podría empezar a transitar haciendo equilibrio por una delgada línea entre lo futbolístico y lo dirigencial.

Youtube
Radio
Facebook
Twitter