Aunque nos lleven la contra

Por Patricio Barone el 03-05-2018 08:05

Independiente ganó 2 a 1 en Brasil a Corinthians en un partido durísimo, con muchas fallas arbitrales a favor del equipo local, entre ellas un gol anulado sin razón a Alan Franco, pero que el rojo respondió con un fútbol intenso parecido al del semestre anterior. El Rey está mas de pie que nunca.

$if->archivo

El Rojo festaja el segundo gol de la noche

  • Fotos

Ganar este partido era lo único que se le pasaba por la cabeza tanto a los hinchas como a los jugadores de Independiente, ya que de lo contrario la clasificación a la próxima fase de la Copa Libertadores se hubiera complicado claramente.

El partido que propuso desde el arranque el profesor Ariel Holan, mostraba a un equipo con cinco defensores bien marcados, dos volantes centrales de marca, y tres jugadores sueltos en ataque para que comanden los ataques. Este planteo generaba dudas al comienzo porque no es habitual este armado táctico, pero por suerte se pudo ver un gran partido.

En el comienzo del encuentro, el visitante salió a presionar la salida del Corinthians de una forma muy intensa, lo cual hizo que los defensores tuvieran errores para jugar con claridad desde abajo. Tan fuerte fue la presión que a los 2 minutos de comenzado el partido, Independiente emprendió un contraataque que resolvieron perfecto Silvio Romero, Maximiliano Meza y Martín Benítez, este ultimo terminó siendo quien empujó la pelota a la red.

Independiente siguió, luego de hacer el primer gol, con su juego de esperar al rival y atacarlo cuando recuperaba el balón, hasta que al minuto 24 de la primera mitad, desde un córner muy bien ejecutado por Maximiliano Meza, llegó el segundo tanto luego de que Ángel Romero desvíe la trayectoria de la pelota y descoloque al arquero.

Sobre el cierre de la primera parte, Jadson descontó para Corinthians, después de que el futbolista paraguayo, Romero, deje en el camino a Fernando Amorebieta, quien raramente no le cometió infracción. La definición del 10 del local fue perfecta, dejando sin chances a Martín Campaña.

Con el arranque del segundo tiempo, Independiente salió a jugar un poco mas retrasado, cediéndole la tenencia del balón al rival, quien llenó de centros el área a Campaña. La segunda parte fue mas aguante que otra cosa por parte del equipo de Holan, detalle que sucede en todos los partidos que independiente comienza de manera muy intensa.

Sobre el epilogo del encuentro, el rival desperdició alguna chance de convertir, pero no generó ninguna llegada al gol clara para preocupar al arquero uruguayo del rojo. Claro está que el visitante tampoco se preocupó en atacar con mucha gente, ya que solo quedaron en ataque Silvio Romero y un Maximiliano Meza lastimado.

Para concluir, hay que dedicarle un par de párrafos aparte al árbitro del encuentro, Víctor Hugo Carrillo, quien notoriamente se encargó de en la mayoría de las jugadas dudosas, cobrar a favor del Corinthians, algunas sin explicación razonable para cualquier persona que entienda un poco de futbol.

El error mas grave que tuvo, fue que anuló lo que hubiera sido el tercer gol de Independiente en la noche brasileña ya que, según él, Nicolás Figal le cometió una falta a un jugador del equipo local, la cual no se vio en ninguna de las repeticiones que mostró la TV. Alan Franco había sido quien anotó de cabeza para el rojo y, sin reclamar, volvió al trote a su posición.

Es molesto que en todos los partidos que Independiente juega por la Copa Libertadores, o en alguna competición de la CONMEBOL, sea notoriamente perjudicado por las ternas arbitrales, ya sea la terna uruguaya del último encuentro o, en esta ocasión, la peruana encabezada por Carrillo, ya que parece que Independiente solo debe ganar cuando los árbitros lo deseen, y esta intención no se la ve nunca.