Recuperación a tiempo

Por Martín Wajsbrut el 16-06-2017 00:06

Independiente le ganó 2 a 1 a Defensa y Justicia y alcanzó la línea de Newells en la pelea por entrar a la copa. El equipo de Ariel Holan arrancó perdiendo, pero se recuperó con goles de Nery Domínguez y Juan Manuel Sánchez Miño, y dejó atrás la derrota con Boca.

$if->archivo

Nery Domínguez convirtió su primer gol en el Rojo

  • Fotos

Había incertidumbre por cómo se iba a tomar el equipo la primera derrota después de tantos partidos invicto. Algunos resultados en otros encuentros lo habían dejado un poco abajo en la pelea por entrar a la copa, y el pendiente con Defensa, en los papeles el más difícil de los que quedaban, había pasado a tener una importancia vital en esa lucha. El Rojo se pudo sobreponer muy rápido a la desventaja y se llevó los tres puntos para Avellaneda.

De entrada, Defensa y Justicia fue el que salió a buscar el partido. Beccacece mandaba a sus jugadores a presionar la salida, y encontró varias veces mal parada a la defensa del equipo de Holan. Independiente demostraba que a pesar de no tener la pelota, cuando lograba salir de contra lastimaba a la defensa rival. El partido se fue emparejando, pero en una segunda jugada después de un córner, Agustín Bouzat cabeceó al área y Alexander Barboza logró direccionar con su pie la pelota lejos de Martín Campaña, y así poner el 1 a 0 para el local. Los jugadores del Rojo intentaron salir rápido para dejar a los rivales en posición adelantada, pero Emiliano Rigoni quedó enganchado y habilitó al ex River.

Independiente tuvo una reacción instantánea y en apenas 90 segundos llegó al empate. Ezequiel Barco encontró a Rigoni desde la izquierda, y este fue hasta el fondo y tiro el centro atrás. Nery Domínguez apareció por el medio, y con un derechazo violento no le dio chances a Gabriel Arias. El Rojo quedó fortalecido tras el empate y tuvo su momento de mayor dominio de las acciones. Maximiliano Meza estuvo cerca del gol, pero le dieron una patada dentro del área, que el árbitro Ariel Penel no advirtió, y que terminó sacándolo de la cancha. En su lugar entró Martín Benítez.

En el segundo tiempo volvió a tomar el protagonismo Defensa y Justicia, y aunque no tuvo chances claras para convertir, provocó que Independiente se pare muy cerca del arco de Campaña. Holan sacó a Lucas Albertengo, que no termina de gravitar, y mandó a la cancha a Walter Erviti. Con el cambio, el equipo quedó más ordenado en defensa, aunque casi sin peso ofensivo. Rigoni y Barco ya no tenían la tenacidad del primer tiempo, y a Benítez casi no le llegaba la pelota.

Sin embargo, el Rojo iba a tener su chance y no la iba a desaprovechar. Nicolás Tagliafico, que llegó el miércoles del viaje con la selección, trasladó hasta mitad de cancha y abrió con Juan Manuel Sánchez Miño. El ex Boca tiró una linda pared de primera con Barco, y quedó mano a mano con Arias, a quien superó con una gran definición. Tanto Nery como Miño convirtieron su primer gol con la camiseta de Independiente. El resto del partido se aguantó casi sin sobresaltos, aunque Tomás Cardona le perdonó la vida a Campaña cabeceando mal tras un buen centro de Hernán Fredes.

La victoria permite posicionarse bien de cara a la clasificación a la próxima Copa Libertadores. A falta de tres fechas, el equipo depende de sí mismo y ya se sacó de encima un partido que pintaba muy complicado. El domingo se viene Olimpo y para seguir soñando hay que volver a ganar los tres puntos.

Foto: Télam